jueves, 23 de octubre de 2008

Conclusiones sobre la religión (Parte I: Religiones politeístas I)

Estuve pensando, mucho sobre la religión. ¿Qué lleva al hombre a adorar algo no - existente?. Partiendo desde lo clásico, varios puntos a mencionar serían, por ejemplo:

- El complejo de inferioridad humana. El humano siempre (o casi siempre) subestima su poder como ser racional y esto lo hace creer que justamente, su poder no es tan fuerte si no es que es ayudado por una entidad más poderoso, un ser más alla de los poderes comunes. Acá, en este complejo de inferioridad entra, la sensación de albergue paternal/maternal que un dios (o varios) proporcionan. Siempre se tiende a querer reemplazar el vientre materno del que uno fue violentamente arrancado, por otra cosa. Pareja, otros parientes, amigos, religión, credo político.

-La sensación de necesidad de explicar lo ineentendible. Cosas simples, como por ejemplo, el fueg, el agua, el sol, etc., impulsaron deseos de obviamente explicar todo eso. ¿De dónde venían las atronadores rayos que asolaban la tranquilidad nocturna?, ¿Cómo podía existir el fuego, algo que quemaba y devoraba lumbre?, ¿Porqué el sol aparecía todos los días, qué era el sol?
Todas estas preguntas eran explicables, en aquellos tiempos remotos, con la existencia de algo No naturo, algo que no era normal, que poseía increíbles poderes. Pero obviamente, el humano quizo tener que ver con los dioses, y lo hizo a su imagen y semejanza (no al revés).

-Sentirse protegido ante enemigos y gentes indeseables incitando al poder de sus deidades. El antiguo habitante de la tierra, los primeros hombres primigenios, luchaban con cascos y pieles pintadas o cambiadas, imitando a sus dioses.

-Del otro punto, extraigo este: Tener un modelo a seguir. El humano quería parecerse a el ser o fuerza tan poderosa de poder crear calor, dominar las bravas aguas y provocar cataclismos gigantescos. El humano primitivo (incluso el adulto) jugaba a ser un dios. Sonará ilógico que se cree algo para después envidiarlo, pero no. Todos tenemos ídolos, los necesitamos. Gente la cual decimos: "Quiero ser así. Voy a esforzarme por ser así"

Los otros puntos tienen mucho que ver con estos, con lo cual, tendría poco sentido y correlación el texto, más de la que posee de por sí solo.
Mmm, no hay demasiado más que acotar sobre las religiones politeístas antiguas, aunque en el próximo texto me adentraré en las religionesd de las primeras civilizaciones (Súmer, o Sumeria, Egipto, Babilonia, Asiria, Grecia, etc.)